Historia

El día que nació la Patria

por
publicado en

Noche del 9 al 10 de octubre de 1968, cuando en la hacienda la Demajagua, Carlos Manuel de Céspedes, junto a un grupo de patriotas y bajo la amenaza de que, en cualquier momento serían arrestados, decidió levantarse en armas contra el Imperio Español. La decisión fue tomada, al conocerse que las autoridades españolas tenían conocimiento de los preparativos revolucionarios y habían comenzado los actos represivos.

Esa noche Candelaria Acosta con las telas de su vestido confecciona la bandera tricolor con una estrella solitaria, dibujada por EmilioTamayo. Bandera que se convirtió en el emblema de la insurrección libertadora hasta que la Asamblea de Guáimaro adoptó como enseña nacional, la bandera que hoy nos representa.

La Revolución nace con carácter libertador, democrático y antiesclavista, dando inicio a la primera guerra de independencia* por Cuba, como expresión armada de las aspiraciones y compresión de un pueblo, de que había llegado la hora de tomar las riendas de sus destinos.

Al amanecer, las campanas del ingenio llaman a la dotación de esclavos, no para ir al trabajo, sino para que en medio de su batey, proclamar la independencia de Cuba, la abolición de la esclavitud. Rostros color de ébano y criollos blancos se mezclan, dejando constancia del acontecimiento en una fotografía.

Cuando el sol con su lumbre anunciaba la salida del nuevo día, se escuchó la voz de Carlos Manuel de Céspedes, dando a conocer el Manifiesto de la Junta Revolucionaria de la Isla de Cuba. Era el diez de octubre de 1868, el día que nació la Patria.

”¡Soldado de la Independencia!, el sol que ves asomar por encima de la Sierra Maestra, viene alumbrar con su gloria, el primer día de la libertad de Cuba.” Y por primera vez retumba el aguerrido grito de¡Viva Cuba libre! No era guerra contra España, sino por Cuba, para liberarla del dominio español, no era una revuelta política, sino una revolución independentista y antiesclavista, para establecer la igualdad de todos los hombres, la tolerancia, el orden y la justicia.

“¡Ciudadanos, exclamó Carlos M. de Céspedes, hasta este momento habéis sido esclavos míos! Desde ahora, sois tan libres como yo. Cuba necesita de todos sus hijos para conquistar la independencia!”
“Los que me quieran seguir que me sigan; los que se quieran quedar que se queden, todos seguirán tan libres como los demás”.

Los revolucionarios en número cercano a los 600,tenían como plan tomar la portuaria ciudad de Manzanillo, pero desistieron del mismo, tomando rumba a la Sierra Naguas con el objetivo de juntar fuerzas insurgentes, pero fueron interceptados en el poblado de Yara, por una columna española procedente Bayamo, que los atacó y dispersó, el 11 de octubre de 1868. Debido a los reportes militares españoles, la insurrección pasa a la historia como Grito de Yara.

Luego del combate, Carlos Manuel de Céspedes nos lega una de las frases más hermosas y llenas de confianza en la victoria. Existen al menos dos versiones sobre el momento, una nos cuenta, que cuando Céspedes junto a 11 hombres más, entre ellos Ángel Maestre, como abanderado, alguien exclamó“todo está perdido” el Padre de la Patria respondió “¡Aún quedamos 12 hombres, basta para hacer la independencia de Cuba!”. La otra versión es que Céspedes le preguntó a Ángel Maestre, ¿Cuántos hombres quedan?, y este le respondió “Doce señor Presidente” y se escuchó la voz de” “todo está perdido”, entonces, sin ni siquiera girarse para ver quien hablo, expreso: ¡Con doce hombres bastan para hacer la independencia de Cuba!”. Ninguna de las versiones se contradicen, sino que marcan el hito histórico.

El 17 de octubre, el buque español Neptuno atacó al ingenio Demajagua, destruyéndolo totalmente, mientras las huestes patrióticas atacaban a la ciudad Bayamo.

Varios meses después de los hechos, un adolescente de 16 años publico en un periódico manuscrito llamado”El Siboney” unos ardientes versos sobre la gesta ocurrida aquella mañana en el oriente del país. El poeta era José Martí y Pérez, que se convirtió en el hombre más grande de nuestra historia.

¡10 de Octubre!
No es un sueño, es verdad: grito de guerra
lanza el cubano pueblo, enfurecido;
el pueblo que tres siglos ha sufrido
cuanto de negro la opresión encierra.
El bárbaro opresor, estremecido, gime, solloza y tímido se aterra.
De su fuerza y heroica valentía
tumbas los campos son, y su grandeza
degrada y mancha horrible cobardía.
Gracias a Dios que ¡al fin con entereza
rompe Cuba el dogal que la oprimía
y altiva y libre yergue su cabeza!

Notas:

* Aunque Carlos Manuel de Céspedes declaro la independencia de España, existen muchos historiadores, que basándose en las epístolas de mismo a gobernantes norteamericanos, plantean que pretendía anexar Cuba a la Unión Americana, por otra parte, hay quienes ven en eso una actitud panamericanista de unidad continental sin distinción de países o zonas. Semejantes tendencias se le adjudican a otras distinguidas personalidades de la guerra del 68. Pero debido a la actitud asumida por los presidentes norteamericanos, los cubanos llegaron a la conclusión de solo contar con sus propias fuerza y lograr la independencia total, sin unionismo y/o anexionismo.

Fuentes: 

Estimado lector, gracias por tu interés en mi artículo. Si estás interesado en estos temas, por favor, suscríbete al tocororocubano.com, para no perderte las siguientes publicaciones. Apóyanos "votando a favor" y dejando tus comentarios.

Copyright © Henrik Hernandez 2022

 

Comentarios